5 TRAGOS DE 5 TIPOS SERIOS

A todos nos encanta un buen trago, eso es seguro. Aunque la cultura popular relaciona directamente a los “machos” con una caja de cervezas bien frías y un juego de dominó (o póquer), la verdad es que un buen hombre sabe disfrutar de un buen trago. Cuando las cosas van más allá de la parrilla casual en el patio, es importante sacar la artillería pesada y saber llevar con clase la copa -o el vaso- que lleva nuestra bebida de la noche.
 Ernest-Hemingway-and-his-mojito-articulo
A continuación, una lista de 5 Tipos (bien) Serios -y conocidos-, y sus tragos favoritos:

Ernest Hemmingway
Casi tan famoso por sus hábitos de beber como por su escritura. Si hay una cosa -segura- que se sabe de él es que amaba un buen cóctel. Una variación de Daiquirí lleva su nombre, y no es de gratis; sin embargo, Hemmingway prefería un mojito (preferiblemente de “La Bodeguita del Medio” en La Habana, lugar que vio nacer al famoso trago en 1942).
Hemmingway-mojito
El trago: ron blanco, azúcar, limón, menta y soda. Cuando lo vayas a preparar, no muelas las hojas de menta completamente, sino machúcalas un poco para liberar los aromas sin que pierdan su integridad o arruinen la mezcla.


Benjamín Franklin
Uno de los inventores más famosos, y padre fundador de los Estados Unidos de América, prefería el madeira, un vino fortificado procedente de las Islas Madeira de Portugal. Fue la bebida preferida de las monarquías europeas y de la corte del Zar de Rusia, en la cual mientras los hombres lo bebían las damas lo usaban como perfume personal
Franklin-madeira
El vino: la Tinta Negra Mole es la básica en la región, se halla perfectamente adaptada desde el siglo XVIII, y produce toda la gama de secos y dulces, en un 80% de la producción total de la isla. Las variedades más celebres son la Boal, Malvasia, Verdhelo y la Sercial.


Truman Capote
No es muy común ver a hombres realmente serios con un trago de color en la mano; sin embargo, Capote se refería a su bebida favorita como “mi trago naranja”, en vez de su nombre original: “destornillador”.
Capote-screwdriver
El trago: La combinación de vodka y jugo de naranja tiende a ser un cóctel muy popular, especialmente para horas de la tarde, por su evidente frescura. El muy popular trago ha visto muchas variaciones, pero nada mejor que su receta original. Importante: que el zumo utilizado sea natural. Hacerlo con jugo pasteurizado es un crimen contra el paladar.

Charles Bukowski
El escritor norteamericano -nacido en Alemania- era popular por su frecuente hábito de la bebida, por lo que se hace difícil saber cuál fue su trago favorito. Sin embargo, se le asocia a una poderosa combinación de cerveza y whisky que lleva el nombre de “Boilermaker”.
Bukowski-boilermaker
El trago: un shot de whisky y una cerveza. Bastante simple. No importa si lo sirves mezclados o vas primero por uno y luego por el otro, el resultado será el mismo.

Oscar Wilde
Se decía que “el hada verde” era la bebida predilecta de escritores y artistas como Oscar Wilde y Ernest Hemmingway. Se trataba de la Absenta, una mítica bebida cuyo alto contenido alcohólico tenía efectos alucinógenos. El Café Royal en París era el lugar predilecto de Wilde para disfrutarla. Fue por excelencia la bebida de los bohemios de finales de siglo XIX. Su prohibición amplió el mito, pero hoy en día se puede conseguir de nuevo, aunque con un grado de alcohol mucho menor.
Wilde-absinte
El trago: la Absenta drip es el típico cóctel con el ‘hada verde’. Sólo necesitas agua mineral con gas, un terrón de azúcar y hielo triturado. Su preparación es como un rito: vierte la absenta en un vaso mezclador con el hielo. Coloca el terrón de azúcar sobre el hielo picado. Añade lentamente el agua con gas directamente sobre el terrón hasta que se disuelva completamente. Mezcla. cuela y sirve en un vaso de cóctel.

Advertencia final
Wilde decía que “después del primer trago, verás las cosas como quisieras que fueran. Después del segundo, verás las cosas como no son. Finalmente, verás las cosas como son de verdad, y eso es lo más horrible del mundo”. Tú sabrás cuál es tu límite para ver la realidad y no caer inconsciente en el intento.

No hay comentarios: